NUESTRA TECNOLOGÍA 

Testada & certificada

¿Como funciona?

Las lámparas health flux UV-C están diseñadas para trabajar en la gama UV-C

 del espectro de luz que destruye la estructura molecular del ADN o ARN de la célula microbial

 

Causando la destrucción de las células de crecimiento o la regeneración de las mismas para lograr la esterilización.

DNA.png

Aire & ambiente

Todo el espectro UV puede matar o inactivar muchas especies de microorganismos, evitando que se repliquen.

 

La energía UVC a 253.7 nanómetros proporciona el mayor efecto germicida. La aplicación de energía UVC para inactivar microorganismos también se conoce como irradiación germicida o UVGI.

 

Además, utilizamos filtros NTDA patentados y un sistema de 8 ventiladores para recircular el aire.

 

No afecta a las personas que estén en el espacio. La mayoría de los sistemas necesita que las personas no estén en el mismo espacio que las lámparas UVC.

 

El aire recirculado en los sistemas HVAC crea redundancia al exponer los microorganismos a los rayos UVC, asegurando múltiples pases para que la energía de la luz sea efectiva contra grandes cantidades de microorganismos en el aire.

 

La serie Clean Air UVC ofrece la mayor salida de UVC, impulsa la eficiencia del sistema HVAC y mejora la calidad del aire interior.

Espacios & superficies

Cuando un microorganismo se expone a los rayos UV-C, los núcleos de las células se modifican debido a procesos fotolíticos. En consecuencia, se impide la división celular y, por extensión, la reproducción.

 

UV-C La fuente ultravioleta es básicamente un tubo de cuarzo de sílice fundido, normalmente de 15 mm a 25 mm de diámetro que varía de 100 mm a 1200 mm de largo. El gas inerte con el que se llena el tubo proporciona la descarga primaria y la acción necesaria para excitar y vaporizar los minúsculos depósitos de mercurio que contiene.

 

La lámpara UV de baja presión solo es capaz de producir líneas a 185 nm y 254 nm. Un aumento en la corriente suministrada causaría que la lámpara UV se caliente rápidamente, aumentando así la presión de mercurio para producir la salida espectral de presión media típica consiguiendo la destrucción de las cadenas de ADN o ARN de los virus y bacterias a los que la exposición de la luz tenga alcance.

La UV-C producida artificialmente se ha utilizado con éxito como germicida y bactericida durante décadas. Puede matar microorganismos, como bacterias, virus y otros patógenos, o impedir su desarrollo, y proporciona una alternativa sin sustancias químicas a otros métodos de desinfección, como el uso de cloro o el ozono. Debido a su efectividad y a sus ventajas, la UV-C se está utilizando en una gama de aplicaciones cada vez mayor, en las cuales Healthflux entrega su conocimiento para aplicar esta tecnología de la forma óptima.

En el campo de la desinfección de espacios, Healthflux ha aplicado toda su experiencia en el desarrollo de soluciones para el sector del transporte de pasajeros para desarrollar soluciones que cumplen con todas las normativas EN45545 para su factible aplicación en estos espacios de forma permanente.